Jóvenes de Cochabamba plantean aprovechar plataformas digitales para dar respuestas a impactos del COVID-19


img 69

La Paz, 8 de mayo de 2020 (CM/II).- ¿Cuál es la importancia de los avances tecnológicos para hacerle frente a la crisis sanitaria que vive el mundo?, ¿cuáles son las políticas económicas más adecuadas en este contexto de pandemia?, ¿cómo pueden contribuir las juventudes desde la autogestión local o regional? En busca de estas respuestas, jóvenes de diferentes organizaciones juveniles y políticas de Cochabamba, reunidos en un conversatorio online, coincidieron en que aprovechar las tecnologías de información y comunicación para dar respuestas concretas desde la sociedad civil, puede contribuir a revertir los impactos negativos del COVID-19 sobre la economía y la democracia del país, en particular si se actúa desde plataforma digitales.

“No todos los jóvenes accedemos a bonos, ¿cómo podemos ejercer autogestión en medio de la crisis?”, se pregunta Alejandro Camargo. “Las políticas no apuntarán a los jóvenes emprendedores. Hay que formalizar los emprendimientos y fortalecer nuestros liderazgos”, sostiene Paolo Escalera. Mientras, Gabriel Peredo va más allá y cuestiona “cómo el Estado puede fortalecer la institucionalidad democrática y al mismo tiempo resistir una crisis del sistema económico global”. En tanto, Claudia Aguilar advierte que “tenemos problemas no sólo por el COVID-19, sino que no tenemos educación de calidad, se ha incrementado la corrupción y nuestra democracia está en riesgo. ¿Qué hacer?”.

En la misma línea de las preocupaciones de estos jóvenes, Gustavo Bonifaz, consultor de IDEA Internacional, compartió su análisis sobre los potenciales riesgos y oportunidades para la democracia en el contexto que actualmente vive Bolivia, en puertas de un proceso electoral que, se esperaba, finalmente ponga “paños fríos” a la crisis política que se desató en noviembre de 2019.

“La pandemia del coronavirus se ha constituido probablemente en la crisis global de mayor alcance y profundidad desde la segunda guerra mundial. Sus efectos podrían transformar irreversiblemente la economía, sociedad, cultura y política a escala global”, advirtió el experto. “La crisis económica golpeará con mayor dureza a la economía de las sociedades de menores ingresos, debido a que dependen en gran parte de la exportación de recursos naturales, además de que en muchos casos como el boliviano, grandes segmentos de sus economías se desenvuelven en el sector informal”.

Pero esta crisis sanitaria impacta directamente no solo en el ámbito económico, sino en diferentes atributos de la democracia, a través de diferentes vías: “La suspensión de eventos electorales, las limitaciones de los derechos al movimiento, asociación, asamblea, libertad de prensa, información y protección de datos; el fortalecimiento de la discrecionalidad del poder ejecutivo y la prominencia del rol de las fuerzas del orden y las nuevas tecnologías de la comunicación y la información para hacer cumplir el aislamiento social; la ventana de oportunidad que se abre a la corrupción; los límites para que la sociedad civil y en muchos casos el gobierno local puedan contribuir a solucionar la crisis”.

El 10 de marzo de 2020, Bolivia reportó los dos primeros casos del nuevo coronavirus en territorio nacional. Desde entonces, el Gobierno ha dispuesto un conjunto de medidas que van desde el aislamiento social obligatorio en casa por prevención hasta la dotación de bonos a la población para mitigar de alguna manera los impactos multidimensionales de la crisis sobre la vida de las y los bolivianos.

Ventanas de oportunidad

“Toda crisis abre ventanas de oportunidad y la democracia puede ayudar a afrontar este tipo de crisis, ya que una de sus fortalezas es que en el mediano y largo plazo, es un sistema más flexible y resiliente”, sostiene Bonifaz.

Al respecto, las y los jóvenes participantes del conversatorio consideran a las plataformas digitales como aliadas en ese propósito. “Existen instituciones de control social pero los jóvenes no están participando en ellas. A través de las plataformas digitales podemos hacer grandes cosas. Participemos en nuestros barrios, hablemos con la gente”, opina Jazmín. A su turno, Abygail Jerónimo propone “mover más el mercado nacional, crear empresas, dar trabajo y digitalizar los negocios”. Jhon Pardo plantea crear plataformas digitales para darle un impulso al empleo juvenil.

Para Alberto Calisaya, es fundamental recuperar el aparato productivo a través de incentivos para las pequeñas y medianas empresas. “En eso, el Gobierno abierto es una buena idea”. En esa misma línea, “crear comunidades virtuales, webinars y otros, nos permitirá hacer escuchar nuestras voces”, considera Jorge Mérida.

Para Ruby Áñez y Enid López, la libertad de expresión es un pilar fundamental de la democracia que debe cuidarse, en particular cuando se observa la vulneración de derechos fundamentales. La primera sostiene que “en esta crisis se ve que hay noticias faltas o que nos están ocultando datos sobre el COVID-19 en el país. Los jóvenes deberíamos involucrarnos más en política para hacer la diferencia”. Por su parte, la segunda plantea que la solución a las fake news (noticias falsas) no pasa por la sanción sino por la educación. “Hay que enseñar a la gente cómo identificar noticias falsas. Esto es un pilar de la construcción de la democracia”.

Así, el acceso a las tecnologías de información y comunicación (TIC), la libertad de expresión como un valor, la recuperación de los mercados locales y regionales, el fortalecimiento del control social y la necesidad de los organismos internacionales sean más receptivos a las necesidades de los Estados fueron algunos de los temas en torno a los cuales discurrió el conversatorio virtual organizado por IDEA Internacional. Es este espacio participaron también jóvenes autoridades, así como candidatas y candidatos en carrera electoral.

A tiempo de cerrar el encuentro, Yerko Rodríguez, responsable de Juventudes de IDEA Internacional, sostuvo que este espacio “busca impulsar una plataforma con presencia plural de jóvenes de la sociedad civil, de manera que se pueda trabajar de manera articulada y colectiva en el marco de esas diferencias”.

 

 

La campaña #Protagonistas: Paridad-Poder-Juventudes es una iniciativa de la Coordinadora de la Mujer e IDEA Internacional, con el apoyo de la Embajada de Suecia.

f Compartir




coordinadora

idea
CON EL APOYO DE
suecia