Brecha generacional: por cada candidato joven hay siete adultos en carrera electoral


img 55

La Paz, 7 de febrero de 2020 (CM/II).- A pesar de que el 30% del padrón electoral es joven (de entre 18 y 28 años), la relación entre jóvenes y adultos en las listas de candidaturas revela una profunda brecha generacional: por cada candidato joven hay siete adultos en carrera electoral. Por organización política, ADN es la que más apostó por las juventudes, mientras que el MAS es la que más se alejó de este segmento poblacional.

Los datos se desprenden del análisis realizado por la campaña #Protagonistas: Paridad-Poder-Juventudes, impulsada por la Coordinadora de la Mujer e IDEA Internacional, con el apoyo de la Embajada de Suecia. Este balance evalúa la cantidad de candidaturas (titulares y suplentes) jóvenes en cada fuerza política, pero no como porcentaje (es decir, con relación al total) sino como proporción con relación a las candidaturas de adultos (y adultos mayores). En otras palabras, se busca medir la brecha generacional en las listas de candidaturas, considerando a jóvenes y no jóvenes.

De un total de 2100 candidaturas inscritas en el TSE, 271 son jóvenes. Entre el proceso electoral de 2019, que quedo anulado, y estas nuevas elecciones, la cantidad de candidaturas jóvenes disminuyó, entre otras razones, porque existe una organización política menos este año. Sin embargo, los porcentajes son próximos. Mientras que en 2019 los jóvenes representaban el 13,15% de las listas, en 2020 significan el 13,00% del total de postulaciones.

No obstante, el pasado año, las juventudes habían ganado más espacio en candidaturas titulares, con un 45,92%; este año, dicho porcentaje descendió al 43,17%, lo cual significa que hay más jóvenes en puestos de suplencia que de titularidad (ver gráfico 1).

Precisamente, en cargos de suplencia aparecen la mujer más joven de las listas generales y la más longeva. La primera es una joven de 18 años que forma parte de las filas de PAN-BOL y apunta a ser representante supraestatal por Tarija; la segunda es una mujer de 87 años que postula por FPV como diputada uninominal por la circunscripción 57, en el departamento de Santa Cruz.

A diferencia del proceso de 2019 donde había 18 candidaturas de entre 18 y 19 años, este 2020 solamente hay 10 postulantes que están en ese rango de edad. De igual manera, la cantidad de candidaturas octogenarias bajó de seis en 2019 a dos en 2020.

En términos generales, la organización política que presenta una mayor brecha generacional entre sus listas de candidaturas es el MAS-IPSP, con una relación de 1 joven por cada 11 adultos. Un grupo intermedio de fuerzas políticas, aunque variado en su interior, está compuesto por FPV, CREEMOS, CC, JUNTOS, y PAN-BOL; sus listas se componen de 1 joven por cada 9 adultos (FPV), 1 por cada 7 adultos (CC, CREEMOS, y JUNTOS), y 1 por cada 6 adultos (PAN-BOL). Finalmente, LIBRE 21 y ADN son las dos fuerzas políticas que menor brecha generacional presentan. En ambos casos, en toda la lista hay 1 joven por cada 3 adultos (ver tabla 1).

Entre las candidaturas jóvenes, en general, predominan las mujeres, ya que ellas representan el 59,4% (161 candidatas) de las mismas, mientras que los hombres alcanzan al 40,6% (110 candidatos). Haciendo un análisis más específico, se puede precisar que hay 1 mujer joven por cada 6 adultas; en tanto, hay 1 joven varón por cada 9 adultos. Esto indica que la presencia de candidaturas femeninas jóvenes es mayor que las masculinas en relación con adultos.

Estas tendencias son compartidas por casi todas las organizaciones políticas, salvo ADN. En todas las fuerzas políticas, la cantidad de mujeres jóvenes es mayor que la de hombres jóvenes, a excepción de ADN, donde las mujeres son el 47,4% de las candidaturas jóvenes. En todos los demás casos hay más mujeres que hombres entre las juventudes, siendo FPV y PAN-BOL los que destacan, dado que sus listas están conformadas por 70% y 68,6% de mujeres jóvenes, respectivamente.

Finalmente, la relación entre jóvenes y adultos es favorable para las mujeres en todos los casos, ya que las listas globales presentan una brecha generacional mayor para hombres que para mujeres, aunque en distinta magnitud.

Por cargos y organización política

En el caso de las candidaturas titulares y suplentes a Senadurías, ADN, CREEMOS y JUNTOS son las fuerzas políticas que más apuestas hicieron por los jóvenes con relación a las otras. En la primera y segunda, hay 1 joven por cada 6 adultos; en la tercera, 1 joven por cada 7 adultos. La menor brecha se encuentra en ADN.

En el otro extremo están LIBRE 21, CC, y MAS-IPSP. La primera de ellas exhibe una relación de 1 joven por cada 14 adultos en sus listas; CC tiene una relación de 1 joven por cada 12 adultos; y el MAS-IPSP puso en sus listas a 1 joven por cada 11 adultos. En el caso de FPV, la relación es de 1 joven por cada 10 adultos y en PAN-BOL, 1 joven por cada 8 adultos. La mayor brecha se da en LIBRE 21.

En Diputaciones Plurinominales, la presencia de jóvenes es mayor. Veamos los extremos: en ADN hay 1 joven por cada 4 adultos, es decir que la brecha es más corta entre estos dos segmentos poblacionales. Las organizaciones políticas con menor cantidad de postulantes para este tipo de cargo son el MAS-IPSP, FPV y CC. El MAS-IPSP presentó 1 joven por cada 9 adultos, FPV y CC tienen, cada uno, 1 joven por cada 7 adultos.

En el caso de las Diputaciones Uninominales el panorama es variado. Por un lado, hay dos fuerzas políticas que destacan por su escasa participación de jóvenes: el MAS-IPSP tiene listas con 1 joven por cada 15 adultos y CREEMOS tiene 1 joven por cada 12 adultos. Mientras que en ADN y LIBRE 21 la brecha entre jóvenes y adultos es más corta: ambas fuerzas tienen cerca de 1 joven por cada 2 adultos. Resalta el caso de LIBRE 21 en Cochabamba, cuyos candidatos jóvenes (11) son más que los adultos (6).

Las Diputaciones Indígenas presentan también variación entre las organizaciones políticas. El caso más extremo es el de CC, que no registró ninguna candidatura joven en el país para este tipo de cargo. Por el contrario, el MAS-IPSP y JUNTOS tienen una presencia juvenil significativa entre sus filas: el primero tiene 1 candidatura joven por cada 4 de adultos, mientras que el segundo tiene 1 joven por cada 3 adultos.

Por último, las candidaturas para Representantes Supraestatales exhiben el peor escenario para las juventudes. Tres organizaciones políticas no presentaron ni una sola candidatura joven: CREEMOS, LIBRE 21, y MAS-IPSP. Por otra parte, FPV y CC tienen listas compuestas de 1 joven por cada 4 adultos, mientras que JUNTOS y PAN-BOL presentan 1 joven por cada 2 adultos.

Cabe destacar que las candidaturas a Representaciones Supraestatales presentan una brecha generacional más corta. Entre todas las organizaciones políticas, la relación general de es 1 joven por cada 5 adultos. Por el contrario, Senaduría presenta una mayor brecha generacional, con una relación de 1 joven por cada 9 adultos.

La campaña #Protagonistas: Paridad-Poder-Juventudes realiza un seguimiento minucioso de las Elecciones Generales 2020, con particular énfasis en la participación política de las mujeres y la inclusión de las juventudes bolivianas en el actual proceso electoral.

f Compartir




coordinadora

idea
CON EL APOYO DE
suecia